miércoles, diciembre 21, 2016

JESÚS LA SALVACIÓN DE DIOS





Yo soy la puerta; el que por Mí entrare, 
será salvo. Juan 10:9


Habrán muchos que te digan frases como estas: ve a tal lugar, toma esto, ve las estrellas, lee los horóscopos, etc… te dirán muchas cosas para decirte como obtener la salvación de parte de Dios. Pero la biblia dice que solo hay uno (JESUS)  y NO hay otro en quien podamos ser salvos. Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo. Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.  Hechos 4:11-12


FELIPE Y EL ETÍOPE. Un ángel del Señor habló a Felipe, diciendo: Levántate y ve hacia el sur, por el camino que desciende de Jerusalén a Gaza, el cual es desierto. Entonces él se levantó y fue. Y sucedió que un etíope, eunuco, funcionario de Candace reina de los etíopes, el cual estaba sobre todos sus tesoros, y había venido a Jerusalén para adorar, volvía sentado en su carro, y leyendo al profeta Isaías. Y el Espíritu dijo a Felipe: Acércate y júntate a ese carro. Acudiendo Felipe, le oyó que leía al profeta Isaías, y dijo: Pero ¿entiendes lo que lees? Él dijo: ¿Y cómo podré, si alguno no me enseñare? Y rogó a Felipe que subiese y se sentara con él.  El pasaje de la Escritura que leía era este: Como oveja a la muerte fue llevado;  Y como cordero mudo delante del que lo trasquila.  

 Así no abrió su boca. En su humillación no se le hizo justicia; Mas su generación, ¿quién la contará? Porque fue quitada de la tierra su vida. Respondiendo el eunuco, dijo a Felipe: Te ruego que me digas: ¿de quién dice el profeta esto; de sí mismo, o de algún otro? Entonces Felipe, abriendo su boca, y comenzando desde esta escritura, le anunció el evangelio de Jesús. Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios. Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó. Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y el eunuco no le vio más, y siguió gozoso su camino.  Hechos 8:26-39




Envía tu petición a: ebenezertemplocristiano2009@gmail.com  
Templo Cristiano Eben-ezer
Saludos cordiales, bendiciones
Maná para Eben-ezer
Búscanos y síguenos en Facebook

http://www.facebook.com/mana.ebenezer

0 comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas

DIOS TE BENDIGA!

Seguidores

Se ha producido un error en este gadget.