viernes, diciembre 09, 2016

JESÚS, EL CORDERO DE DIOS






 Fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir...  
no con cosas corruptibles, como oro o plata, 
 sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación. 1 Pedro 1:18-19. 

Siempre dignos de admiración todas aquellas personas que arriesgan su propia vida con tal de rescatar a otra, ya sea en un incendio, en una inundación, o cualquier otra situación de peligro; generando en la persona rescatada, un gran agradecimiento

Como padres, no dudaríamos en dar nuestra vida a cambio de la de nuestros hijos si ellos la necesitaran, si pudiéramos hacer algo para preservar la de ellos, lo haríamos.

¿Cómo no tendremos que vivir en gratitud y devoción hacia el Salvador de nuestra alma? Dios conoce nuestra condición, no podemos ocultarle nuestra naturaleza pecadora, pero a Cristo no le importo dejar su trono de Gloria y cambiarlo por una cruz y pagar por nosotros el castigo que nosotros merecíamos, su sacrificio y su amor fue hasta la muerte, fue el cordero que podía librarnos del pecado y de la muerte, no entregando alguna cosa, sino que entregándolo TODO, se entregó a Sí mismo, y gracias a Él, todo aquel que en Él cree tiene vida eterna.

Hemos sido rescatados a un precio muy alto, vivamos agradecidos y valoremos cada día su amor, admiremos a nuestro Salvador, nunca terminaremos de pagarle, solo nos queda entregarnos por completo a Él y aun así seguiremos en deuda.

Queremos orar por ti

Envía tu petición a: ebenezertemplocristiano2009@gmail.com 
Templo Cristiano Eben-ezer
Saludos cordiales, bendiciones

Maná para Eben-ezer


Búscanos y síguenos en Facebook

 

Páginas vistas

DIOS TE BENDIGA!

Seguidores

Se ha producido un error en este gadget.