miércoles, febrero 22, 2017

LOGROS DE UNA NACIÓN UNIDA



…clamen a Dios fuertemente;
y conviértase cada uno de su mal camino…
Jonás 3:8

Hace algunos meses en mi ciudad estaba programada la presentación de un espectáculo que iba en contra nuestros principios y que definitivamente no era grato a Dios, a través de redes sociales se comenzó a convocar a ayuno y oración para que dicho evento fuera cancelado, y para honra y gloria de Dios, las autoridades impidieron que este no se llevara a cabo; como creyente en Cristo sé que Dios escuchó el clamor de mi ciudad y movió los corazones de la autoridades y evitar dicho evento y que se pervirtieran las mentes de muchos.
                                                                                                        
Y esto me hace pensar en un conocido relato bíblico, la historia de Jonás y el pueblo de Nínive, él fue enviado a esta ciudad con una encomienda específica: Levántate y ve a Nínive, aquella gran ciudad, y pregona contra ella; porque ha subido su maldad delante de mí. Jonás 1:2, sin embargo lo que me llena de gran gozo de este historia es la actitud tomada por los habitantes de la ciudad (ver Jonás 3:5-10), ya que ellos creyeron a Dios, proclamaron ayuno todos por igual, grandes y pequeños, e incluso llegando este mensaje a las autoridades de la ciudad y entonces las autoridades también creyendo, hicieron lo que les correspondía, ordenaron un clamor y ayuno general para los habitantes, pero el mayor mandato fue: …clamen a Dios fuertemente; y conviértase cada uno de su mal camino, de la rapiña que hay en sus manos. Jonás 3:8; finalmente de la parte que concernía a  Nínive, el objetivo se cumplió, la Palabra de Dios dice que   Y vio Dios lo que hicieron, que se convirtieron de su mal camino; y se arrepintió del mal que había dicho que les haría, y no lo hizo. Jonás 3:10. Que gozo debió haber experimentado la población de Nínive, seguramente se volvió una nación unida sabiendo que Dios había escuchado su clamor.


Hoy necesitamos unirnos como nación en ayuno y oración, independientemente cual sea el lugar en donde habitemos; Dios obrará majestuosamente en nuestras ciudades si ve que Su pueblo, ese que reconoce a Jesucristo como su Señor y salvador personal y que cree en cada una de las promesas que Él nos ha dado, se une a clamar a Dios por la conversión de las almas, ora por la guianza y sabiduría de las autoridades, ora para que cada una de nuestras ciudades pueda alabar y glorificar a nuestro Dios Todopoderoso sin reservas, que Su Evangelio sea proclamado llegando a cada rincón de nuestro planeta y logrando así naciones unidas en el nombre del Señor Jesucristo.


Queremos orar por ti

Envía tu petición a: ebenezertemplocristiano2009@gmail.com  

Templo Cristiano Eben-ezer

Saludos cordiales, bendiciones

Maná para Eben-ezer

Búscanos y síguenos en Facebook




Páginas vistas

DIOS TE BENDIGA!

Seguidores

Se ha producido un error en este gadget.