martes, diciembre 13, 2016

JESÚS EL REGALO DE DIOS



Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado.
Isaías 9:6

La navidad es una fecha muy esperada por todos, especialmente por los niños, ya que anhelan la tradición de recibir regalos; el día de navidad aquel que se portó bien tendrá un regalo y quien no fue bueno recibirá un carbón, esta tradición es una manera también en que los padres condicionan a sus hijos a obedecer; hay culturas que inclusive tienen personajes que en esa fecha castigan a los niños malos.

Esta tradición tiene lógica y mi cabeza la entiende, quien fue malo no recibirá regalo, sin embargo, la verdadera celebración de esta fechas es un hecho que a veces no logro entender;  quien nos creó, a quien le rendimos cuentas, nos hizo el mayor regalo que podríamos tener y no, no lo merecíamos, no fuimos buenos, aun no lo somos y sin embargo el efecto de este regalo, de este evento aun es válido, aun es una dádiva para todos nosotros.

Dios hecho carne entre nosotros, el evento que cambió los tiempos, el regalo del que nace toda esperanza y recompensa; me parece tan maravilloso, tan asombroso, tan increíble; que me es más fácil aceptar mi carbón de este año, que un regalo tan sublime que no merezco; sin embargo al igual que nosotros padres con nuestros hijos, no les damos los carbones que merecen algunos… así nuestro Padre Celestial, nos dice no te pagaré conforme tu mereces, sino conforme mi misericordia.

Jesús vino a nacer y morir por nosotros; regalo  mayor que no tendrá comparación, cada año celebramos este regalo, cada año y cada día Dios te dice; ¿Aceptaras mi regalo?

Celebremos con Él la misericordia incomprensible del Altísimo, abramos y abracemos cada día el regalo con el que nos bendice nuestro Señor; no te autocastigues pensando que no fuiste bueno; Él nos ha perdonado y el obsequio de Su nacimiento es la prueba de esto.

Acércate a Dios y ¡abre tu regalo hoy!

Así también nosotros, cuando éramos niños, estábamos en esclavitud bajo los rudimentos del mundo. Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos. Gálatas 4:3-5

Queremos orar por ti

Envía tu petición a: ebenezertemplocristiano2009@gmail.com  

Templo Cristiano Eben-ezer

Saludos cordiales, bendiciones

Maná para Eben-ezer

Búscanos y síguenos en Facebook


0 comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas

DIOS TE BENDIGA!

Seguidores

Se ha producido un error en este gadget.