domingo, abril 03, 2011

LOS HIJOS SON BENDICION DE DIOS



Recuerdo que cuando mi esposa y yo planeamos casarnos, uno de los propósitos era tener hijos, aunque en ese tiempo ella trabajaba, decidimos en común acuerdo no esperar mucho tiempo; entonces mi esposa optó por estar al cuidado de ellos cuando el Señor nos los mandare, y siempre con la fe en Dios que Él supliría todas nuestras necesidades. A los 10 meses de casados el Señor nos bendijo con nuestra primer bebé, la cual trajo bendición para nuestro hogar y para nuestras familias, en ese tiempo también el Señor nos bendijo con una casa; la misma felicidad tuvimos al recibir dos hijas más en la familia, con la misma alegría y gozo, sin quejarnos de ¿cómo le haremos?, sino que confiamos en la provisión de Dios, y que hasta hoy ellas son una gran bendición para nuestro matrimonio. Tal vez para muchos padres el tener un hijo no significa una bendición sino una carga o un problema, pero déjenme decirles, que los hijos son bendición de Dios, porque ese pequeño ser que nace es creación de Dios, Él forma sus huesos, sus entrañas en el vientre de una madre dándole el soplo de vida, como su palabra lo afirma: Porque tú formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre (Salmos 139:13). Yo creo que los hijos no nacen por casualidad ni por accidente, yo no fui una casualidad para mis padres sino bendición para ellos, soy hechura de Dios, como nos lo recalca su palabra: Así dice Jehová, Hacedor tuyo, y el que te formó desde el vientre, el cual te ayudará (Isaías 44:2).

Los padres que temen a Jehová, serán bendecidos, ya que sus hijos serán como plantas de olivo alrededor de su mesa, plantas que adornan la mesa del hogar; ¿no se siente agradecido con Dios cuando se reúne con sus hijos a tomar el pan diario?, ¿No son ellos la alegría del hogar? Claro que sí. Aunque, algunos podamos decir lo contrario, que mis hijos no obedecen, que se portan mal, que son un dolor de cabeza, que son un estorbo, etc. Pero el Señor nos encargó que como padres los formemos y eduquemos con disciplina para que sean hijos de bien, como lo dice la biblia: Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor (Efesios 6:4; esas plantas de olivo como les llama la palabra de Dios tenemos que cuidarlas, para que estén firmes y fuertes alrededor de nuestra mesa, que nos se doblen tan fácilmente y crezcan en obediencia. Padres, de nosotros depende si nuestros hijos son una bendición o una maldición.

También somos bendecidos cuando vemos en nuestros hijos el temor de Dios en sus vidas, y que ellos sirvan al Señor y sean alimentados por la palabra de Dios; por eso nos gozamos como nos dice: 3ª de Juan 1:4 No tengo yo mayor gozo que este, el oír que mis hijos andan en la verdad. Y te sientes feliz y agradecido con el Señor que la gente te diga estas palabras: Mucho me regocijé porque he hallado a algunos de tus hijos andando en la verdad, conforme al mandamiento que recibimos del Padre (2ª Juan 1:4). Padres confíen en Dios, dejen que Él los bendiga, y tendrán a sus hijos en su casa alrededor de su mesa como plantas de olivo, Él proveerá y sustentará de lo que les haga falta, tómense de la promesa de Dios. Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo tú y tu casa (Hechos 16:31).

Saludos cordiales, bendiciones
Maná para Eben-ezer

Templo Cristiano Eben-ezer
ebenezertemplocristiano2009@gmail.com

Búscanos y síguenos en Facebook
http://www.facebook.com/mana.ebenezer

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Páginas vistas

DIOS TE BENDIGA!

Seguidores

COMPARTE MANÁ